Skip to main content

La inacción de los grandes estados contaminantes ante el calentamiento global, ha extendido el desánimo de forma generalizada. Pero ¿qué puede aportar una esperanza como la cristiana que no sólo anticipa una erradicación del mal al final de la historia, sino que nos invita a plantarle cara cada segundo de nuestra vida?

José Álvaro Martín
+ posts

Deja un comentario